domingo, 30 de marzo de 2014

POEMAS

















POEMAS


Son flores, son espinas, fuego y nieve,
esparcidos montículos de arena,
soñadores tocados de inocencia,
desorden transitorio de mis leyes.

Son de tierra alejada de laureles,
carcasas del reclamo, luz sin vela,
prolongados insomnios en mis venas.
Son caras del espejo que me entiende.

A veces se acomodan al recreo
en el íntimo espacio de mi carne,
sabiendo que mi alma los persigue.

A veces se descuelgan de mis dedos,
curiosos por sentir las tempestades
en las que torpemente sobreviven.



SONETO PARA ÁNGELA






















SONETO PARA ÁNGELA


Desnudez en el alma palpitante,
sin augurios que manchen la conquista.
Universos con forma de amatista
va creando tu gracia y su talante

sensitivo, captando en el instante,
la belleza frugal y colorista
de ese campo que muestras a la vista,
ya rendido a tu mano itinerante.

En el cáliz del tiempo transfiguras
el erial escondido en los quebrantos
más grises de la fuente detenida,

en un cálido edén donde fulguras,
como estrella que luce sus encantos
y regala sus dones a la vida.


SEGUIDILLAS A GRANADA





















SEGUIDILLAS A GRANADA
( Con bordón )

I

Granada es una rosa
de sol y nieve,
sueño, encanto y suspiro
de quien la siente.

Es poesía
en el aire que acuna
sus maravillas.

II

Si vienes a Granada
verás la gloria,
es un cielo en la tierra
de luz y aroma.

Sutil tesoro
que llora si te marchas
y queda solo.

III

Pasear por la Alhambra
nunca se olvida
parece que vivieras
sus fantasías.

Es el embrujo
de sus mil y una noches
éxtasis puro.

IV

Degusta el corazón
de la granada
y encontrarás el vuelo
de la esperanza.

Manjar divino
que eleva la alegría
al infinito


V

Junto al arco de Elvira
un limonero
sueña con azahares
en pleno invierno.

Sus hojas danzan
contemplando a la luna
de madrugada.


VI

El agua del Genil
tiene memoria,
los siglos se acumulan
y se alborotan.

Ágil desciende
y el ayer se confunde
con el presente.





AL POETA MARIO BENEDETTI















AL POETA MARIO BENEDETTI
In memoriam




Porque fuiste cascada, río y fuente,
traspasaste el lugar de tu quimera
con un verso en tu siempre primavera
y un camino de vida en su vertiente.

Brotaste del prodigio, luna urgente,
corazón al desnudo, leve hoguera,
azul, como elegante enredadera
recostada en aquello que presiente.

Palabra germinada entre lo puro,
con ecos de tu alma inextinguible,
nos legas y será nuestra ambrosía.

Razón para creer en el futuro
y mirar una estrella inconfundible:
¡el cielo has convertido en poesía!



SOLAR























SOLAR




Superficie acotada por la ausencia,
gigante desazón en un declive
condenado a no ser, siendo invencible,
se cubre la nostalgia con maleza.

Posada del adiós, sepulta tiernas
palabras recogidas en su aljibe,
susurro de agua clara que pervive
en la sed sin retorno de unas huellas.

Cuando juega en su cielo una cometa,
se curan las heridas del olvido
y le nacen gaviotas de papel.

Alborotados ecos se despiertan
y abandonan el fondo del castigo
para darle un abrazo a la niñez.



BULLICIO NOCTURNO












BULLICIO NOCTURNO


La noche se despierta
con ecos agobiantes,
noctámbulo concierto
a punto de embriagarse
con falsos paraísos
y sus armas letales.

Debajo de mi insomnio,
un revuelo gigante
de sueños se pronuncia
ajenos al infame
espacio de locura
que intenta sobornarles.

No quiera el gran bullicio
de caretas y sables
robar lo que mi pecho
transmite con mensajes
que miran a la luz,
  para encontrar a nadie.

Las sombras van creciendo
en un oscuro baile,
y el poema con alma
-declarado culpable-
se acurruca en mis manos,
para no desangrarse.

DESANDAR


















DESANDAR



Desandar para asir el tacto suave
de una senda cubierta de amapolas.
Aspirar el hechizo de las horas
ausentes de pecados capitales.

Moverse en el compás inigualable
que los prados proyectan con sus hojas
más puras y lozanas, como alondras
sujetas a pasadas realidades.

Sin ánimo de huir hacia el vacío,
recuperar el don que nos enlaza
a sutiles encantos sensitivos.

En la cálida unión del sol y el vino,
brindar con un gran sorbo de luz blanca.
Desandar,  y  vivir lo no vivido.



EL AMOR


















EL AMOR



El amor nos conduce por derecho a la gloria,
sentimiento que marca perenne trayectoria
y suave nos transporta con su luz decisoria
para ser más humanos y lograr la victoria.

Mas allá de nosotros la verdad nos espera;
en las otras miradas arde, azul, una hoguera
floreciendo la llama de nuestra enredadera,
calidez deliciosa que no admite ceguera.

Amar a los que sufren, los ancianos, el niño…
deshacer ese peso con caricias y un guiño
que produzca ternura sedosa como armiño:
nunca se ha de medir lo dado con cariño.

Quien se crece en amor asegura cosecha
de espigas siempre a salvo de la muerte que acecha,
en el túnel que graba con puñal, día y fecha,
una muerte sin fin para el alma maltrecha.



ALBA














ALBA


Del alba dulce asombro, la caricia
sujeta en el destello de lo urgente,
arrebato de rosas, y el presente
proponiendo una fase vitalicia.

Nada frena el impulso en su codicia,
deseoso por ser eterno amante
funde sombras y marca en su semblante
una voz con tersura de novicia.

Navegantes del reino conquistado,
sin saber el por qué, cómo ni cuándo
el embrujo del alba se fracciona.

Atardece el asombro en el costado,
y perdemos el mar agonizando
en el tibio arrebol que nos traiciona.






ME GUSTÓ COQUETEAR


















ME GUSTÓ COQUETEAR
( Sonetillo )

Me gustó coquetear
con el sonetillo bello
y acomodarme al destello
que me dispuso el azar.

Con él descubrí la mar,
las olas y todo aquello
que fuera dulce atropello
y nos convirtiera en par.

Catorce versos brillantes
en cascada placentera,
causaron, en mí, desvelo.

Te sigo entre mis infantes
colores de primavera.
Con el sonetillo ¡al cielo!





NO ME INVENTO LAS SOMBRAS
















NO ME INVENTO LAS SOMBRAS

( Saboreto )


No me invento las sombras del camino:
son gaviotas
con alas rotas
entre sedientos mares
con suspiros impares
y eclipses a millares.
Son como gotas  

  tristes y rotas
en el último tramo clandestino.

II

El silencio produce un alboroto
de orillas viejas
donde sus quejas
quemaron ya su vuelo,
alejadas del cielo
y del mágico anhelo.
Dolidas rejas
sin candilejas
donde pueda danzar la flor de loto.



sábado, 29 de marzo de 2014

ANTÍDOTOS






















ANTÍDOTOS

( Soneto )

Para mi soledad tengo un mañana
repleto de horizontes de cristal,
una alondra extraída de la sal,
un reto evaporando mi desgana.

Tengo dosis de vuelo en la membrana
más dúctil del calor emocional,
y un árbol transmitiendo la señal
para nunca perderme en la sabana.

Remiendo con pespuntes de esperanza
jirones agrupados en colmenas
que sangran elegías en mi olvido.

Segura de encontrarme en la mudanza,
muestro a la soledad mis manos llenas
de lo que aún será y lo que ha sido.


ROSAS




















ROSAS

( Soneto )

Cuando tiemble de sed la fría loma,
sin luz para ligar un tibio cruce,
sin brisas para asir lo que desluce
y tornarlo en elipse del aroma.

Cuando el vuelo no pueda ser paloma,
ni consiga abrazar lo que seduce,
será porque el invierno se traduce
en barco cuyo mástil se desploma.

Vendrá tiempo lejano a sensaciones
no tan fuego, serenamente lunas
al compás de miradas cadenciosas.

Mecidos por distintas emociones
colmaremos de amor secas lagunas
para que siempre vivan nuestras rosas.





NUNCA SE MUERAN LOS VERSOS

















¡NUNCA SE MUERAN LOS VERSOS!


Nunca se mueran los versos
por injusticia malsana,
despierten por la mañana
como petalillos tersos,
olvidando tan adversos
estigmas de una batalla
donde vence la metralla.
Sean esencia divina,
con humildad diamantina,
y forjarán su muralla.


Construyamos un Parnaso
sobre silencios banales,
origen de tanto males.
Con aleluyas de raso
tapicemos el ocaso,
y la tinta no se vierta
como palabra desierta,
extendámosla en color
de paz, justicia y amor,
con una sonrisa abierta. 


Poesía es hermosura,
cristal reflejo del sueño
de quien lucha con empeño
por resguardar la dulzura,
brotando con desmesura.
Poesía es sentimiento,
tan libre como es el viento,
que el corazón con su canto
ha de salvar del espanto,
mientras contiene el aliento.

HOMENAJE AL POETA MIGUEL HERNÁNDEZ




















"Como el toro he nacido para el luto"...
MIGUEL HERNÁNDEZ


COMO VIENTO RENACES


Como viento renaces, como trigo
del campo que susurra poesía,
desnudo corazón, palabra-guía
con la sombra doliente por testigo. 


Al tallo de tu luz le diste abrigo
con versos desgarrados, día a día,
por cánticos de rosa y agonía,
perennes en tu alma sin postigo.


Poeta del sollozo en la mañana,
del esplendor callado entre barrotes,
del hambre, del futuro y la verdad.


Tu voz tiene poder de una fontana,
se eleva y se acurruca entre los brotes
del sueño concebido en libertad.