domingo, 7 de septiembre de 2014

SURGISTE DE LA NOCHE



















Surgiste de la noche, sin desvío,
como faro alumbrándome la senda,
donde amarnos supuso dulce ofrenda,
y soñar, una nube de rocío.

Navegantes del agua de aquel río,
pintamos con sabores la leyenda:
ternura de pasión, febril contienda,
a salvo da caer en el vacío.

Pasado, ya presente, porque el fuego
es orla del espléndido paisaje
que sacia nuestra sed de cada día.

De mi mano a la tuya, con sosiego,
la luz se nos transforma en un ramaje
donde canta tu flor junto a la mía.






TU AMOR


















Tu amor es un bajel sobre la espuma
del mar que depositas en mis ojos,
es ola con destello de sonrojos,
sin que el viento la rompa o la consuma.

Seguro, se abre paso entre la bruma
y puede deshacer miedos y enojos
si sus playas, ya libres de cerrojos,
entregan un mensaje a vuelapluma.

¿ Qué sería de mí sino sintiera
el sonido-cristal de su campana
bañado con marea encantadora?

¡ Cuánta luz deposita en mi ceguera!
¡ Cuánto anhelo florece en mi desgana!
¡ Cuánta muerte se lleva de mi aurora¡