viernes, 20 de noviembre de 2015

TE BUSCO






















Te busco al despertar de cada día
con un nuevo calor en mi cintura
y un ramo de ilusiones en la oscura
vertiente donde antaño te perdía.

Te busco sin ropajes ni cadenas,
mariposa salvada del olvido,
sujetando en los hombros lo perdido
y la vida golpeándome las venas.

Si me encuentras acógeme en tu boca
aunque la luna vierta sal amarga
al borde de la nube que descarga
un maleficio duro como roca.

Si por amar rozamos la locura
por no amar seríamos la muerte
con su abrazo de nada, frío, inerte,
en la fosa que guarda la tortura.

Vayamos al lugar donde los ríos
no saben de fronteras ni temores
y las aves no ocultan sus amores.
¡Creamos en los cuerdos desvaríos!