miércoles, 10 de febrero de 2016

AMANTES




















Dos amantes se miran en las aguas del lago,
deseosos por ser reverbero en la tarde,
cuando fluye el calor del más íntimo halago
y las odas se escriben sin acento cobarde.

De manantial nació su corriente opalina,
muy cerca de silvestres reclamos florecidos,
para luego llegar a la extensión divina
donde toda belleza se deshace entre nidos.

Así pasa el encanto con rapidez de flecha:
se evaporan uniones en su edén imperfecto
porque avanza el declive, desazón de una fecha,
sin tener caridad por lo que fue selecto.

Vendrán nuevos amantes a fundir su tesoro,
mientras liben sus días los fulgores del oro.




lunes, 1 de febrero de 2016

ROSAS





















ROSAS


Cuando tiemble de sed la fría loma,
sin luz para ligar un tibio cruce,
sin brisas para asir lo que desluce
y tornarlo en elipse del aroma.

Cuando el vuelo no pueda ser paloma,
ni consiga abrazar lo que seduce,
será porque el invierno se traduce
en barco cuyo mástil se desploma.

Vendrá tiempo lejano a sensaciones
no tan fuego, serenamente lunas,
al compás de miradas cadenciosas.

Mecidos por distintas emociones,
colmaremos de amor secas lagunas
para que siempre vivan nuestras rosas.




CORAZÓN MALTRECHO

















Sedimentos heridos el pasado bombea
entre válvulas suaves, prendidas al desvelo,
sin más escapatoria que ocultar el recelo
allá donde el deslumbre se equivocó de tea.

Claroscuro gigante con ritmo de disnea,
paciente en su envoltura, recatado en su celo,
forja redes de plata esquivando el libelo
escrito en la traición que subyace en platea.

Y pugna el estallido, con su forma encantada,
por hundir maniobras de plomo sin piedad
en vertientes ocultas a los pies de una cruz.

Ya el espacio se crece en la fe quebrantada
y cálidos impulsos ofrecen su bondad.
¡Al fin late en el pecho un manantial de luz!