jueves, 10 de noviembre de 2016

HELOR






HELOR

Me confunde el helor que me aprisiona
con profunda mirada cenicienta,
empeñado en urdir una tormenta
dejando sin razón lo que razona.

Tensa lucha cercando a mi persona,
al borde de una herida somnolienta
rasgándome la piel  que experimenta,
supura, vibra,  muere y se obsesiona.

Testimonio que ya no reverencio,
en la intensa quietud desordenada,
sin un leve resquicio de armonía.

Así dejo pasar este silencio,
con leves palmaditas en la nada,
esperando una luz y hacerla mía.